Estatutos de la Iglesia Menonita de Blumenau

 

Cuauhtémoc, Chihuahua

México

 

2022

 

 

1. Nombre de la iglesia

 

Bajo el nombre de “Iglesia Menonita de Blumenau” formamos en el área de Cuauhtémoc Chihuahua México una iglesia cristiana multicultural con creencias evangélicas del movimiento anabautista.

 

2. Fundamento de la iglesia

 

2.1 La iglesia se encuentra sobre el fundamento que está puesto, el cual es Jesucristo y confiesa que no hay salvación aparte de el; ningún otro nombre bajo el cielo se da a los hombres, en el cual podemos ser salvos.

 

2.2 Reconoce a las escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento como la palabra de Dios, infalible e inspirada y como suprema guía en cuestiones de fe y vida.

 

2.3 La iglesia enseña las verdades básicas de la fe cristiana, como: la trinidad de Dios, la redención a través de la sangre de Jesucristo, el único Hijo de Dios, la conversión, el renacimiento, la justificación, la santificación, la resurrección y el juicio final, seguido de la vida eterna o la ruina eterna, dependiendo de la decisión que el ser humano tomó aquí en la tierra.

 

2.4 Reconoce que Jesús reúne a las diferentes personas en unidad y se esfuerza por ser una comunidad multicultural (Gálatas 3,28).

 

2.5 La iglesia también está comprometida con las enseñanzas bíblicas de los menonitas y se adhiere a "Una profesión de fe menonita" (Documento DR-BMG-001)

 

3. Visión y misión de la iglesia

 

3.1 Visión: Caminar con Jesús – Amar al prójimo – Servir a Dios (Documento DR-BMG-002).

 

3.2 Misión: Una comunidad de fe que busca, integra y motiva al semejante a servir a Dios y al prójimo, en tanto crecemos y nos equipamos para ser de bendición en nuestro entorno (Documento DR-BMG-003).

 

4. Miembros en la iglesia

 

4.1 Solo aquellas personas que han vivido una conversión y renacimiento bíblico, y que han sido bautizadas sobre la confesión de su fe cristiana, y que buscan con seriedad llevar una vida cristiana, pueden ser miembros de la iglesia.

 

4.2 El documento DR-BMG-007 contiene más lineamientos para mantener la lista de miembros actualizada.

 

5. Derechos de los miembros

 

5.1 Cada miembro de la iglesia tiene derecho de recibir acompañamiento espiritual en la iglesia, así como consejería personal.

 

5.2 Cada miembro tiene derecho al uso de los bienes materiales de la iglesia. Existen claros lineamientos que rigen el uso adecuado de los mismos. Cuando un miembro abandona la iglesia, pierde su derecho a las propiedades de la iglesia y no puede exigir una devolución de sus aportaciones (económica o en especie).

 

5.2.1 Los documentos DR-BMG-010 y DR-BMG-011 contienen más lineamientos respecto al uso de nuestro auditorio y capilla funeraria.

 

5.3 Cada miembro que quiera continuar capacitándose para el trabajo en la iglesia, la escuela o la misión, tiene el derecho de pedir apoyo al fondo de becas (Documento DR-BMG-009).

 

5.4 Cada miembro de la congregación tiene el derecho de dirigirse a los miembros del equipo de liderazgo sobre los diversos asuntos de la iglesia y de expresar preguntas y opiniones en persona o en una reunión de la iglesia. 

 

6. Deberes de los miembros

 

6.1 Cada miembro de la iglesia se compromete a vivir y actuar de acuerdo con nuestros principios cristianos Anabautistas, y promover el bienestar de la iglesia, tanto interna como externamente.

 

6.2 Cada miembro tiene la responsabilidad de ayudar en algún área de la iglesia, de acuerdo con sus dones e intereses.

 

6.3 Cada miembro tiene la responsabilidad de participar según le sea posible, en ofrendas y donativos adicionales, con el fin de mantener la vida eclesial y otros proyectos de la iglesia y la escuela. Creemos que Dios llama a todos a compartir fielmente de lo que tenemos con los demás. Donde nos bendice abundantemente, deberíamos estar felices de aportar más.

 

6.4 Además, un miembro de familia deberá proporcionar toda la información necesaria, como nacimientos, matrimonios, defunciones, etc., a tiempo con la secretaria.

 

7. Admisión en la iglesia

 

7.1 La admisión a la iglesia sucede por bautizo o aceptación.

 

7.2 Las personas que pertenecen a otra iglesia cristiana y que han sido bautizadas sobre su fe también pueden ser recibidas como miembros en esta iglesia, siempre y cuando respetan y aceptan nuestra confesión de fe. La congregación recibirá la información correspondiente dos semanas antes de la aceptación y tendrá oportunidad de plantear objeciones o preocupaciones ante el equipo pastoral. Donde sea posible, también se buscará contacto con su previo pastor, para ver si dan su bendición y asegurarnos de que no haya objeciones.

 

7.2.1 Las personas que pertenezcan a una de nuestras iglesias hermanas de la Conferencia, simplemente serán transferidas en caso de no haber objeciones.

 

7.2.2 Con las personas de otra iglesia, primero se hablará sobre nuestra confesión de fe para ver cómo piensan al respecto. En caso de que no haya objeciones, se les pedirá que den un testimonio de su conversión y su estilo de vida cristiano.

 

7.3 La iglesia también reconoce otras formas de bautismo de fe como un bautismo bíblico, y acepta a aquellos que fueron bautizados por inmersión, aspersión, etc. sin un segundo bautizo. Una persona que fue bautizada de niño solo puede ser aceptada en la iglesia si ha sido instruida en las enseñanzas anabautistas y después recibido el bautismo sobre su fe. En caso de que alguien ha sido bautizado por una razón equivocada y pide ser bautizado una segunda vez, se puede hacer, aunque no es obligatorio.

 

7.4 Las personas que aún no pertenecen a ninguna iglesia deben participar en nuestro curso para bautizo. Durante el curso, los participantes recibirán una introducción a nuestra confesión de fe menonita, así como nuestra visión y misión.

 

7.5 El documento DR-BMG-006 contiene lineamientos adicionales para todo el proceso de bautismo y acompañamiento de los bautizados.

7.6 Aunque el bautismo puede realizarse en cualquier momento del año, generalmente se realiza en Pentecostés. Practicamos el bautizo por derramamiento en la posición de rodillas del candidato, sobre la confesión de su fe cristiana. Después del bautismo se recibe a la persona como miembro de la congregación.

 

8. Edificación de la iglesia

 

Para la edificación ordenada de la iglesia, recomendamos los siguientes eventos y acciones:

 

8.1 Una vida familiar cristiana donde se toma tiempo para leer la biblia y orar, tanto individualmente como en familia.

 

8.2 Un servicio relevante y un servicio para niños con aplicaciones prácticas todos los domingos y en días festivos especiales en los que se promueven testimonios y oraciones.

 

8.3 Un programa fuerte y consistente de grupos pequeños en el que a cada miembro se le permite participar y que resulta en (a) que las personas puedan participar en un compañerismo más cercano, (b) recibir acompañamiento espiritual, y (c) juntos aprender más de la Biblia. 

 

8.4 Una buena formación bíblica para cristianos jóvenes y maduros (ej. cursos apropiados de discipulado, escuela dominical o distintas conferencias para las diferentes generaciones).

 

8.5 Ministerios constantes para los diferentes grupos en la iglesia: (a) adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes, (b) familias, niños y bebés, (c) mujeres y hombres, (d) personas mayores.

 

8.6 La celebración de la santa cena, donde todos los creyentes (bautizados y arrepentidos), así como miembros de otras iglesias son bienvenidos.

 

8.7 La celebración de una ceremonia de boda cristiana entre un hombre y una mujer. Por lo general no casamos a personas divorciadas ni a personas no bautizadas, a menos que sea un caso especial y haya sido investigado a fondo (documento DR-BMG-008).

 

8.8 Funerales. La celebración debe ser simple y sencilla. En caso de que la familia no pueda pagarlo, los gastos de la tumba serán pagados del fondo de diáconos.

 

8.9 Una misión integral donde ayudamos a las personas a nivel espiritual, físico y económico.

 

8.10 Reuniones de miembros donde juntos hablamos sobre temas relevantes y necesarios.

 

8.11 Se Una disciplina bíblica entre la congregación, para cuidar la pureza de la iglesia. En primer lugar, esto debe realizarse personalmente y en privado (Mateo 18, 15-20).

 

9. Administración de la iglesia

  

9.1 La instancia más alta de la iglesia es la membresía. Entre las sesiones de las reuniones de la iglesia el equipo de liderazgo es responsable de la administración de la iglesia.

 

9.2 El equipo de liderazgo consiste en un grupo de 5 a 8 personas, que son nombradas por un periodo indefinido, de las cuales cada una es responsable de diferentes ministerios de la iglesia.

 

9.2.1 El equipo de liderazgo determina internamente quién está a cargo de dirigir las diversas reuniones y quién actúa como secretario para redactar las actas de las reuniones. 

 

9.3 Además del equipo de liderazgo, hay varios líderes de ministerios que asumen la administración de uno o varios equipos en un área de trabajo de la iglesia. Ellos también son nombrados por un periodo indefinido.

 

9.3.1 Entre los diversos equipos también están el equipo pastoral y el equipo de diáconos.

 

9.4 Cada equipo tiene un grupo de voluntarios que se nombran por periodos indefinidos.

 

9.5 Nuestro año administrativo es del 1º de enero al 31º de diciembre.

 

10. Nombramiento y evaluación de colaboradores en la congregación.

 

10.1 Equipo de liderazgo, pastoral y diaconía

 

10.1.1 Nombramiento

 

10.1.1.1 En caso de faltar un colaborador nuevo o adicional en uno de estos equipos, los actuales miembros del equipo correspondiente buscarán juntos a un posible candidato. 

 

10.1.1.1.1. Esto debe de suceder en oración, buscando la voluntad de Dios, conforme se busque a una persona que tenga las características adecuadas (1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:6-9; 1 Pedro 5:1-4) y que trabaje bien en equipo. También se debe procurar que haya diversidad en los equipos en cuestión de diferentes personalidades, perspectivas y generaciones.

 

10.1.1.1.2. En el caso del equipo de liderazgo, se debe procurar que en todo tiempo mínimo una persona del equipo pastoral también forme parte del equipo de liderazgo. Lo ideal es si un segundo pastor o un diácono pueda participar en el equipo. Sin embargo, como el trabajo de pastor y diácono, así como el de liderazgo requieren de mucho tiempo, deberían ser pocos los pastores y diáconos que participan en el equipo de liderazgo, para que no quede rezagada una de dichas áreas.

 

10.1.1.2.  Cuando se encuentre a una persona que después de haber pensado y orado al respecto, puede aceptar a este servicio, se les informará a los miembros de la iglesia. Estos entonces tendrán un periodo de cuatro semanas para acercarse con alguien del equipo de liderazgo o pastoral, en caso de que haya observaciones u objeciones al respecto.

 

10.1.1.2.1. En caso de haber observaciones u objeciones, se debe trabajar con estas. En donde sea posible, las cosas deben ser trabajadas y resueltas para que estas no se queden en el camino y para que el nombramiento pueda seguir adelante. Si algo así no es posible – y el candidato sigue siendo un tropiezo – se le pedirá a la persona retractarse y el proceso de nombramiento comenzará de nuevo.

 

10.1.1.3. Si no existen objeciones – o se pudieron resolver – la persona o pareja será nombrada para dicho cargo mediante una oración durante el servicio semanal.

 

10.1.2. Evaluación

 

10.1.2.1. Si algún miembro de la iglesia tiene problemas con algún integrante del equipo de liderazgo, pastoral o diaconía, o está inconforme con su trabajo, es ideal que tal miembro primero hable directamente con esta persona. Si esta conversación no soluciona los problemas y siguen existiendo preocupaciones, el miembro afectado tiene el derecho de ir con otro integrante del equipo de liderazgo o pastoral.

 

10.1.2.2. Donde un integrante del equipo de liderazgo, pastoral o diaconía haya cumplido tres años de servicio en el equipo, y sigue con disposición de servir, se informará nuevamente a los miembros de la iglesia. Estos tendrán un periodo de dos semanas para acercarse con alguien del equipo de liderazgo o pastoral, en caso de que haya observaciones u objeciones al respecto.

 

10.1.2.3. Si no existen objeciones, la persona seguirá en el servicio. En caso de haber observaciones, se aplicará el punto 10.1.1.2.1.

 

10.2. Líderes de ministerios

 

10.2.1. Nombramiento

 

10.2.1.1. Cuando es necesario reemplazar el líder de algún ministerio, los mismos integrantes del equipo buscarán un posible candidato y se lo informarán al equipo de liderazgo. En dónde comience una nueva área o equipo, el equipo de liderazgo nombrará al primer líder de servicio.

 

10.2.1.1.1. Esto debe de suceder en oración, buscando la voluntad de Dios, conforme se busque a una persona que tenga las características adecuadas (1 Timoteo 3:8-13) y que trabaje bien en equipo.

 

10.2.1.2. Cuando se encuentre a una persona que después de haber pensado y orado al respecto, puede aceptar a este servicio, se les informará a los miembros de la iglesia. Estos entonces tendrán un periodo de dos semanas para acercarse con alguien del equipo de liderazgo, en caso de que haya observaciones u objeciones al respecto.

 

10.2.1.2.1. En caso de haber observaciones u objeciones, se debe trabajar con estas. En donde sea posible, las cosas deben ser trabajadas y resueltas para que estas no se queden en el camino y para que el nombramiento pueda seguir adelante. Si algo así no es posible – y la persona sigue siendo un tropiezo – se le pedirá a la persona retractarse y el proceso de nombramiento comenzará de nuevo.

 

10.2.1.3. Si no existen objeciones – o se pudieron resolver – la persona será nombrada para dicho cargo mediante una oración durante el servicio semanal.

 

10.2.2. Evaluación

 

10.2.2.1. Los líderes de ministerios y su trabajo serán supervisados en primera línea por el equipo de liderazgo.

 

10.2.2.2. Si algún miembro de la iglesia tiene problemas con algún líder de un ministerio o con su trabajo, es ideal primero ir a hablar personalmente con esta persona. Si esta conversación no soluciona los problemas y siguen existiendo preocupaciones, la persona afectada tiene el derecho de ir con otra persona del equipo de liderazgo o pastoral.

 

10.2.2.3. Si alguna persona del equipo de líderes de ministerios no hace su trabajo de manera satisfactoria o le es un tropiezo a otros, un integrante correspondiente del equipo de liderazgo tomará postura y hablará con la persona implicada.

 

10.2.2.3.1. En donde sea posible se deberá resolver el asunto y ofrecer un tiempo para mejoría.

 

10.2.2.3.2. En caso de que no se pueda resolver el asunto, al no haber mejoría o al tratarse de una vida en el pecado, dicha persona será retirada de su cargo y sustituida.

 

10.3. Integrantes de los equipos

 

10.3.1. Nombramiento

 

10.3.1.1. Hay dos maneras de integrar a los miembros de la iglesia en los diversos equipos.

 

10.3.1.1.1. La persona se ofrece voluntariamente para ayudar en algún ministerio.

 

10.3.1.1.1.1. Se motiva a todos los miembros de la iglesia a formar parte de algún ministerio de manera voluntaria, por el cual se interesen. Pueden hablar directamente con los líderes del ministerio o también con algún integrante del equipo de integración.

 

10.3.1.1.1.2. En donde alguien se ofrece para formar parte de algún ministerio, el líder del ministerio y su equipo analizarán si esta persona encaja en dicho ministerio y si trabaja bien en equipo. Si lo ven como ideal, dicha persona será integrada sin mas en el ministerio.

 

10.3.1.1.1.3. En caso de que no lo vean como ideal, el equipo de integración buscará más oportunidades para que dicha persona participe en algún ministerio.

 

10.3.1.1.2. El líder de un ministerio o el equipo de integración nombra a la persona para el ministerio.

 

10.3.1.1.2.1. Tanto a los líderes de cada ministerio, como al equipo de integración se le anima a buscar de manera constante posibles voluntarios para los distintos ministerios.

 

10.3.1.1.2.2. Si piensan en alguien, primero se le deberá informar al equipo implicado. Si el equipo da su apoyo, el próximo paso será preguntar a la persona. Si dicha persona esta dispuesta a ayudar, se le integrará sin mas al ministerio.

 

10.3.1.2. Cuando se nombra a personas para los equipos de liderazgo, pastoral o diaconía, o como líder de algún equipo, deberá ser un miembro de la iglesia. En los demás equipos también se podrá integrar a personas que aún no son miembros. Aún así, se les acompañara y animará, para que también se vayan integrando como miembros.

 

10.3.2. Evaluación

 

10.3.2.1. Los integrantes de cada equipo y su trabajo serán observados en primera línea por los líderes de cada ministerio.

 

10.3.2.1.1. Si algún miembro de la iglesia tiene problemas con algún voluntario o con su trabajo, es ideal primero ir a hablar personalmente con esta persona. Si esta conversación no soluciona los problemas y siguen existiendo preocupaciones, esta persona tiene derecho de ir con el líder de dicho ministerio.

 

10.3.2.2. Si algún voluntario no hace su trabajo de manera satisfactoria o es un tropiezo para otros, el líder del ministerio correspondiente tomará postura y hablará con dicha persona.

 

10.3.2.2.1. En donde sea posible se deberá resolver el asunto y ofrecer un tiempo para mejoría.

 

10.3.2.2.2. En caso de que no se pueda resolver el asunto, al no haber mejoría o al tratarse de una vida en el pecado, dicha persona será retirada de su cargo y sustituida.

 

11. Proceso de decisiones en temas importantes

 

Cuando se trate de temas y decisiones mayores o importantes, el equipo de liderazgo tiene la responsabilidad de dar información clara a la congregación y también integrarla en la toma de decisiones. Para esto será utilizado el siguiente proceso:

 

11.1. Información:

 

11.1.1. El equipo de liderazgo deberá hacer un buen análisis y preparar una propuesta clara sobre el tema, la cual se presentará a los miembros en una junta correspondiente.

 

11.1.2. Dependiendo del tema, también se le podrá pedir a un equipo en particular para que haga el análisis y presente la propuesta.

 

11.2. Retroalimentación

 

11.2.1. Después de que los miembros de la iglesia hayan escuchado el análisis y la propuesta, se les dará un tiempo para hablarlo en grupos en mesas redondas. Esto con el fin de obtener sus opiniones y preguntas sobre el tema. Se recomienda tener preguntas adecuadas de antemano para facilitar dicha discusión.

 

11.2.2. Cada grupo por mesa deberá (a) definir un secretario, que elaborará un resumen escrito de las observaciones y preguntas del grupo, para después entregarlo al equipo de liderazgo; (b) un orador, que al final hará un resumen oral de las observaciones y preguntas del grupo ante todos.

 

11.2.3.  Después se dará más información por parte del equipo de liderazgo o de otras personas, buscando responder a las preguntas y observaciones que los grupos habrán dado.

 

11.3. Evaluación

 

11.3.1. Al principio cada grupo recibirá tres cartas, cada una con un significado.

 

11.3.1.1. Naranja: Me siento bien con esta propuesta; tengo suficiente información y me parece bien.

 

11.3.1.2. Amarillo: Me siento inseguro con esta propuesta, necesito más información y no se muy bien.

 

11.3.1.3. Azul: Me siento mal con esta propuesta, necesito mas información y no se me hace correcto.

 

11.3.2. Después de haber presentado de manera clara a la información, de haber discutido en grupos y compartido preguntas y observaciones y de haber recibido respuesta, se le pedirá a cada grupo levantar la carta que mejor refleje el sentimiento en su mesa.

 

11.3.2.1.  En caso de haber cartas amarillas o azules, se pedirá de nuevo que los grupos aclaren el motivo. Dependiendo del caso, se podrán dar más explicaciones y pedir una segunda evaluación.

 

11.4. Decisiones:

 

11.4.1. El equipo de liderazgo se llevará las observaciones y preguntas de los grupo, así como el resultado de la evaluación y en base a ello tomará una decisión acertada, sobre la cual se le informará a la congregación.

 

11.4.2. En caso de haber una fuerte oposición, se recomienda simplemente esperar o incluso trabajar sobre otra propuesta.

 

 

12. Recursos y bienes de la iglesia

 

12.1 La iglesia tiene el derecho de recaudar colectas, de recibir donativos y de recolectar fondos de otras maneras legítimas, para cubrir los diversos gastos de esta. La iglesia tiene el derecho de adquirir y poseer tanto bienes muebles como inmuebles.

 

12.2 Si tarde o temprano la iglesia se disuelve por alguna razón, los miembros actuales podrán determinar que hacer con los bienes.

 

13. Modificación de los estatutos

 

13.1 Estos estatutos sirven como guía para la iglesia en su participación en el reino de Dios. Si con el paso del tiempo, surge la necesidad de cambiar o complementar estos estatutos, se procederá como en otros temas importantes (punto 11 de este documento). Sobre todo, las Sagradas Escrituras nunca deben dejar de ser autoritarias para la fe, la enseñanza y la vida eclesial.

 

 

14. La aprobación de los estatutos

 

14.1 Estos estatutos fueron aprobados en la ceremonia de fundación de la iglesia, que tuvo lugar en la iglesia de Quinta Lupita en Cuauhtémoc, Chihuahua, el 8 de octubre de 1967.

 

14.2 Los estatutos fueron revisados el 31 de enero de 1977 en Cuauhtémoc y aceptados con diversos cambios.

 

14.3 El día 26 de agosto de 2001, durante una reunión de miembros en Blumenau, se presentaron otras sugerencias de cambios a los estatutos los cuales fueron aprobados el 25 de noviembre del 2001.

 

14.4 El 19 de noviembre de 2017, durante una reunión de miembros en Blumenau, se aceptó una propuesta concreta de reestructurar la iglesia y de actualizar los estatutos. Los nuevos estatutos fueron presentados a la congregación el 12 de enero de 2020 y fueron aceptados el 10 de enero de 2021.

 

14.5 El día 16 de enero de 2022, durante una reunión de miembros después del servicio de adoración, se presentó una propuesta, de cambiar algunos aspectos en relación con el nombramiento y la evaluación de colaboradores en la iglesia. Esta propuesta fue aceptada el día 30 de enero, durante la asamblea anual.